Cocina y Gastronomía Croata – Platos y comida de Croacia

La cocina croata tiene mucha influencia de la cocina mediterránea de países como Grecia, Italia o España. Sobretodo en las áreas costeras, la influencia mediterránea se deja notar. Luego tiene también sus platos populares y tradicionales.

El aceite de oliva y el buen vino en la mesa son dos ingredientes que no pueden faltar en la buena mesa croata. Pescados y mariscos, cocinados con arroz; un buen embutido de Dalmacia o de Istria o de Eslovenia; buenas carnes de cordero….

En Croacia además encontramos una fuerte influencia italiana en la comida, por ello la proliferación de pizzerías es importante en Croacia. También debemos destacar un nombre, Konoba, es el nombre que reciben las tascas de las ciudades, donde podemos comer muy bien a un precio muy bajo.

Konoba

Por Mhodges

En las nueve zonas geograficas que integran Croacia, se encuentran influencias de toda centroeuropa y del mediterraneo, teniendo una gran importancia las carnes, que en estos lares adquieren un sabor especial.

Si decidimos ir de tapas en este país no estaremos equivocados ya que es tradicional tomar aperitivos de una gran variedad y calidad, desde los embutidos más símbolicos, el Kulen, una especie de salchicha seca con picante, hasta los quesos de oveja mas esquisitos de todo el país, pero en especial los naturales de Brac o de Pag, una isla desde dónde nutren a numerosos países con este manjar. Y como no, no podemos obviar a el rey de las tapas, el jámon de Dalmacia, magro y de dulce sabor, que se suele ahumar.

Un mar de platos (comidas croatas)

La gastronomía nacional es rica en ingredientes populares que apenas se elaboran y que existen en casi todas las regiones, como es natural si las ciudades que visitamos se encuentran en zona costera no podremos abandonar esos lugares sin probar las delicias que el Mediterraneo nos otorga, por ello os ofrecemos Porkolt, pez siluro guisado con una salsa de pimentón roja. Podemos optar por un módico precio (depende la zonas) por una mariscada con las Prstaci, que son nuestras queridas almejas, gambas del adriático y otros lujos del mar. Pero si tenemos alto el acido úrico existen otros platos como el pescado seco, sopas de pescados con nombres impornunciables, salchicas de pescado, carpa frita, plato de origen otomano, el smudj, pez lucio con nata y el Brodet, elaborado con arroz, una especie de paella croata.

Brodet

Por luka cerar

Pero sin duda, en un país en el que predominan grandes extensiones de pastos y numerosos animales que los pueblan, el plato estrella es la carne, sobre todo en las zonas interiores, hay numerosas recetas que hacen honor a la preciada gastronomia croata. El pollo relleno asado acompañado de compota de membrillo, apreciado por los alemanes, el pastel de carne y arroz envuelto con hojas de col y la carne de caballo, influencia italiana.

Si visitamos las ciudades de Varazdin y Cakovec debemos probar el pato hervido, emblema de los rios transmurianos de estas urbes.

Otra de las especialidades gastronómicas del país es el Krusnoj peci, un preparado de carne de pavo esquisita, regada con aceite de oliva que no tiene nada que envidiar a la española y que es la protagonista en todas las cocinas croatas.

En Zagreb disfrutaremos de comidas de toda índole, como las conocidas Juhe, sopas de pollo con setas, los pisauice, filetes de cerdo rellenos con ciruleas secas y jamón dulce, todas estas recetas las han heredado de los austrohúngaros que son entre otras cosas conocidos por su gusto sibarita. En los restaurantes de la capital croata podremos degustar el Ricet agramese, sopa de cebada y alubias con carne seca y caldo de ternera.

En los lugares más montañosos el lechón, el cordero y la ternera son los imprescindibles en las cocinas, se aderezan con patatas cocinadas sobre cenizas y servidas con pan de siete granos molidos para untar en crema de leche ácida, es la patata de la Lika.

Los croatas tambien se han especializado en comida italiana, debido a su cercanía, además de elaborar pizzas y pasta, también hay que destacar otros platos como los fusi y pgfuchanzi, pasta muy parecida a los macarrones aderezada con diversas salsas, otro de los manjares con aire italiano es el milinci, un plato de pasta propio del país.

Y como no, debemos de hablar de la Trufa Blanca, un manjar de dioses que prolifera gratamente en la zona de Istria, con este preciado ingrediente los cocineros más prestigiosos del mundo aderezan algunos de sus platos.

También son especialistas en postres, encontraremos numerosos pasteles realizados de frutas, queso entre ellas destaca el Atrukli, rollitos de pasta que se rellenan de queso cotagge, huevos y nata, muy recomendable. Los dulces con miel son otra de las opciones para los más golosos y como no, la tarta macarana, hecha con huevos, almendras y emborrachada con licor de cerezas amargas. Os recomendamos también la orehnjaca (hojaldre de nueces) y la makovnjaca (hojaldre de semillas de adormidera).

Orehnajaca

Por Mellie

Y como no, tenemos que apagar nuestra sed con los vinos de calidad de la tierra, los mas conocidos son sus aguardientes de ciruela y orujo, el Maraschino, que se obtiene de la esencia de los frutos maduros de la cereza dálmata maraska y de las hojas de sus jóvenes ramitas. Según hemos sabido en el siglo XVII fue muy apreciado por muchas cortes europeas como la vienesa, la italiana, la inglesa, la danesa o la belga. El empereador Napoleón Bonaparte lo bebía regularmente después del almuerzo y la cena. También el emperador ruso Nicolás I sucumbió a su sabor amargo, además de por el famoso amante Casanova, el escritor Baudelaire y el director de cine Hitchcock . El Maraschino se sirvió, como bebida de lujo, en la primera y a la vez la última travesía del Titanic. Otro aguardiente es el Slijivovica, de ciruela, el Travarica, de hierbas y el licor de orujo llamado Loza.

En todo el territorio de Croacia existe una gran diversidad de uva, por ello los caldos que se elaboran en este país son muy difentes, entre las clases de vinos existe los Blancos, Rizling, Burgundac, Traminac, Malvazija, Pinot y Zlahtina, y dentro de los tintos se encuentran Opolo, Plavac, Dingac, Postup, Teran, Merlot y Kabernet.

La península de Peljesac es una zona dónde predominan las extensiones de viñedos, el sol lo acompaña gran parte del año haciendo que sea muy gratificante el cultivo de Plavac Mali, una especie de uva autóctona cultivada sólo en Dalmacia. Con esta materia prima se elaboran vinos reconocidos mundialmete, como Dingac y Postup de la península de Peljesac, Ivan Dolac de la isla de Hvar o Murvica de la isla de Brac. Dingac, el vino elaborado a partir de Plavac de Peljesac, es el primer vino croata que se puede equiparar a los mejores vinos del mundo.

Por April Torzewski

También os recomendamos que probeis la cerveza Pivo, económica y que no tendreís problema en encontrar.

OS RECOMENDAMOS RESTAURANTES…
En Dubrovnik, restaurante situado en el puerto, no tiene perdida porque vereis gente haciendo cola para entrar, es económico y sirven pescados y mariscos. También en la calle Izmedu numerosos restaurantes a buen precio, uno de ellos el Sciabecco.

En Zagreb, Baltazar, Nova Ves 4, y Kaptolska Klet, Kaptol 5, ambos especializados en cocina interior precios moderados.

Buenos pescados frescos en Mimice, Jurisiceva 21, frecuentado por oficinistas de la zona, medio.
Konova Ciho, Hatza 15, es un poco más sofisticado, con buenos pescados y categoría media-alta.

En Split, bueno para el pescado es Bogart, Dinka Šimunovica 10.