Semana Santa en Croacia

Si eres un afortunado y dispones de vacaciones en Semana Santa, te proponemos que te acerques a conocer este país, te preguntarás porqué, aquí te damos algunas opciones para disfrutar durante esos días del encanto y la mezcla de esencias que desprende Croacia. Disponemos de varias opciones para desplazarnos allí, la vía más rápida como no, es la aérea, por lo tanto debes organizar tu viaje con tiempo y buscar la mejor oferta para volar desde Madrid o Barcelona, los precios oscilan bastante dependiendo si contratamos alojamiento o unicamente adquirimos el billete de avión, si elegimos la primera opción nos incluirán algunas excursiones a lugares como Dubrovnik, Mostar, Montenegro, Zagreb, Zadar, Split o Trogir, por lo que nuestro viaje estará más limitado en cuanto lugares a visitar, pero si eres de los que te gusta hacer las cosas por libre te vamos a recomendar que hacer durante la Semana Santa, para aprovechar intensamente estos días de vacaciones.

Normalmente casi todas las ofertas de semana santa nos hacen aterrizar en Dubrovnik o bien en Zagreb, por lo tanto ya podemos elegir entre dos opciones, interior o costa, Zagreb es una ciudad cosmopolita, con los tintes de una capital, una urbe que nos ofrece multitud de actividades, casi todas culturales, museos, teatros, el Jardín Botánico, catedrales y demás monumentos arquitectónicos.

La cuaresma y pascua en Croacia se vive en todo el país, pero si elegís Zagreb para vivirlo lo hareís intensamente, a pesar de que estas costumbres se realizan en todas las comunidades.
Los días de Jueves, Viernes y Sábado Santo en las iglesias se guarda un silencio sepulcral, las campanas dejan de sonar y los organos se quedan mudos, hasta los agriculturos quitan los cencerros a sus reses, y todo ello porque según la tradición en esos días las campanas volaron a Roma.

Durante el sábado de pascua bendicen el fuego y el agua, ya que antiguamente iban prendiendo las antorchas de los campesinos que llevaban ese fuego a sus casas y así las purificaban. Igualmente se bendicen los alimentos, por ellos los croatas se dirigen a los templos con pan, vino, huevos, queso, manteca, carne, miel y leche para purificarlos. Otro de los ritos que vereís en esos días es el de lavarse la cara con agua bendita. Pero la más curiosa es la que se celebra en Viernes santo, está prohibido labrar la tierra y clavar clavos, ya que ese día se conmemora la muerte de Jesús y no se ha de molestar al difunto.

Por Slobodnadalmacija.hr

Mientras paseamos por las calles de nuestro destino observaremos en muchos escaparates huevos de colores que adornan todas las ciudades, esto es porque el huevo es el simbolo pascual que tiene dos tipos de significado, la regiliosa se refiere a la representación de la vida y la muerte, como la clara y la yema, y la pagana que dice que regalar un huevo de pascua a alguien es desearle buena suerte en todos los aspectos. La mayoria de los ciudadanos del país regalan un huevo a sus amistades, familiares, se utilizan para decorar la mesa y luego desgustarlos, aunque también se realiza la tucanje jaja, batalla de huevos, que os podeis imaginar en que consiste. Estas tradiciones tienen más de 1300 años, y desde entonces se hacen maravillosas obras de arte, se raspan, se decoloran, se estampan con tejidos, telas, cera u otros materiales. Podremos encontrar como souvenirs huevos de cerámica u otros materiales que emulan a los naturales.

Por Jabones Luthien

En el caso de que decidais hacer algunas comprar tened en cuenta a las aduanas, ya que existen unos máximos para sacar del país determinados productos, nuestros viajeros nos han informado de que sólo podremos llevarnos de vuelta :
200 cigarrillos ó 50 puros ó 250gr de tabaco
2l de vino y 1l de licor
250ml de agua de colonia y perfume hasta los 50gr.

Y ya que hablamos de comprar deciros que una buena opción es la de adquirir artesanía tradicional, existen numerosos articulos como las tallas de madera, la cerámica o los bordados. Si nuestra compra asciende a 500 kunas podremos reclamar la devolución del IVA. Y otro dato importante es que mantengamos los recibos de nuestros souvenirs ya que si la policia revisa su maleta puede requerir dichos recibos, esta medida la toman para prevenir la evasión del pago del IVA por parte de los comerciantes.

Si nos vamos por las principales calles de tiendas debemos concocer sus horarios, en su mayoría abren de lunes a viernes de 8 a 20 h. y los sabados de 8 a 14 h, aunque como en muchos lugares algunos comercios permanen abiertos tambien los domingos.

Tras disfrutar de la capital uno o dos días podemos optar por continuar hasta Opatija, situada en la zona nororiental de Istria, ciudad de hermosa naturaleza, en la que podremos dar un paseo por sus playas, y si el tiempo acompaña hasta probar las aguas del Adriático, en esta ciudad se realizan numeroso festivales, conciertos y actos culturales, que seguro que en estas fechas fluyen entre sus calles. Tras la resaca de sus carnavales, los más importantes de la zona, podremos probar sus famosos esparragos, a los que en Abril se les dedica una feria.

Desde Opatija ponemos rumbo a Zadar en el que emplearemos otro día, algo imprescindible que debemos ver es el organo más grande del mundo, realizado junto al mar, unas escaleras gigantes con orificios nos deleitaran con notas musicales según el vaiven de las olas, un espectaculo digno de admirar y que seguro nos cautivará. También es aconsejable visitar el foro romano, este es el más grande explotado de todo el litoral oriental del Adriático, así como la Catedral de Zadar, que es la más pequeña del mundo.

Y si aún tenemos tiempo antes de regresar para volver a casa os recomendamos Trogir, este pequeño pueblo marinero lo podemos ver en un breve espacio de tiempo, esta pequeña villa está situada en una isla unida por un puente transitable que es el más pequeño del mundo, veremos las ruinas de sus murallas y la Catedral de San Lorenzo, no olvideis que se trata de un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si por el contrario decidimos volar hasta Dubrovnik, , la ruta será distinta, para empezar a admirar esta ciudad, pasearemos por sus amplias murallas, y nos internaremos en la catedral de Velika Gospa, el Palacio de los Rectores y la Torre del Reloj y no nos podemos marchar de aquí sin comer un buen pescado o si preferis una esplendida mariscada. Dubrovnik es el lugar ideal para realizar compras de souvenirs o regalos.

Continuamos por la carretara del litoral divisando preciosos paisajes, y llegamos a Split, podemos recorrerla en una mañana, sin dejar de ver el Palacio de Diocleciano, tomar un tentenpie en una Konobe, y dirigirmos de nuevo por la carretera de costa a Plitvice, situada en la Krajina, región de Croacia aquí sin duda la importancia la tiene su Parque Nacional, con una extensión de 300 km2, con 16 preciosos lagos comunicados entre sí por 96 cataratas y cascadas y bosques. Asi que una excursión por estos senderos nos introducirá en plena eclosión de naturaleza. Este inolvidable lugar fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si el tiempo no acompaña y hay abundante lluvia es probable que nos denieguen la entrada, asi que tened en cuenta el estado meteorológico. El precio de la entrada es de unos 9 euros aprox.

Estas son algunas de las opciones que os sugerimos, aunque con un mapa, tiempo y espiritu aventurero podreís crear vuestros propios itinerarios en función de vuestro tiempo y economía, asi que manos a la obra.