Murallas de Dubrovnik

Las murallas de Dubrovnik (Dubrovačke gradske zidine en croata) se han convertido en el principal punto turístico de la ciudad, la “perla del Adriático”, y uno de los más célebres de todo Croacia. Sin duda a tal impulso ha contribuido la proyección que la serie Juego de Tronos ha dado para situar los escenarios donde se grabaron muchas escenas, pero hay que anotar que desde 1979 son Patrimonio de la Humanidad para Unesco.

La Torre Mircella, el punto más alto de las murallas
La Torre Mircella, el punto más alto de las murallas

La perspectiva de Dubrovnik desde las murallas es única, y especial, por eso su visita es totalmente recomendable, pese a su precio, considerado en ocasiones elevado. Una de las ventajas de las murallas de Dubrovnik es que permiten recorrer todo el perímetro de la ciudad, lo que supone obtener fotografías diferentes y espectaculares desde todos los ángulos.

Además el centro de la ciudad se aprecia mucho más, con los tejados uniformes que parecen una alfombra, sólo “rota” por las cúpulas de las iglesias.

juego-de-tronos-dubrovnik

Historia de las murallas

Construida en el siglo XII, pero reforzada posteriormente primero tras la independencia de la República de Venecia y luego en el siglo XVI de la mano del arquitecto florentino Micchelozzo di Bartolomeo para proteger la ciudad frente a la amenaza otomana tras la caída de Constantinopla en 1453. Los bombardeos del asedio que vivió Dubrovnik durante el conflicto de la guerra con Serbia y Montenegro dañaron parte de la estructura de murallas (mucho más que el terremoto de 1667), pero la reforma ha hecho que apenas se aprecie, con un resultado de restauración magnífico.

Vistas de Dubrovnik desde las murallas
Vistas de Dubrovnik desde las murallas

La eficacia de las murallas se refleja con la inexpugnabilidad hasta que en 1806 las tropas Napoleónicas consiguieron hacerse con Durbovnik, si bien su control duró apenas 8 años, los que tardaron las tropas Rusas y del Imperio Austrohúngaro en reconquistar la plaza.

Las murallas llegan a tener hasta 35 metros de altura, con un grosor de metro y medio y cuyo perímetro supera los 2 km, lo que nos hace reflexionar sobre el trabajo de ingeniería militar que supuso.
Lo impresionante de las murallas es que además de los sólidos muros se conservan fortalezas, torres y bastiones.

Subir a las Murallas de Dubrovnik

Los tres accesos de las murallas permiten descongestionar la visita, siendo entradas y salidas del itinerario. Al norte está la entrada de Pile, mientras que al sur, bastante cerca entre si están las otras entradas en el Fuerte de San Juan y en la Torre de San Lucas con salida al barrio de Ploče.

Lo habitual es entrar por Pile ya que es la que da acceso desde la parada de autobuses y la oficina de turismo al centro histórico, y que nada más traspasar el arco se abre a la Fuente de San Onofrio y la iglesia de San Saviour, dando inicio a la calle de Stradun, la avenida principal.

Ruta de las murallas de Dubrovnik
Ruta de las murallas de Dubrovnik

Justo a la izquierda están las indicaciones hacia la entrada y las taquillas. Desde aquí comienza el recorrido con una escalera de piedra que como si fuese un dron transporta nuestra vista hacia lo alto, obteniendo la primera perspectiva de la ciudad.

Cada uno de los bastiones y fortalezas tenían una función defensiva de la ciudad, la Fortaleza Bokar era la torre que protegía los posibles ataques de la puerta de Pile, que con el foso y el puente levadizo contaba con la Torre Mircella en el extremo opuesto como soporte para los dos flancos. Desde el bastión de Bokar (también llamado Zvjezdan), o mejor dicho desde la muralla porque el acceso a la torre no es posible, se gozan de unas vistas perfectas de la Fortaleza Lovrjenac, encastrada sobre el promontorio, con las aguas turquesas abajo, salida de los kayaks que hacen excursiones a Lokrum.

La Fortaleza de San Juan (Sveti Ivan en croata) era la defensa sur del puerto, y actualmente se ha reformado para albergar el Museo Marítimo y el Acuario, espacios que podemos conocer aprovechando que una de las entradas a las murallas está aquí.

Si continuamos el camino distinguimos el Fuerte Revelin, que si bien no se encuentra anexa a las murallas formaba parte del engranaje defensivo para proteger la Puerta de Ploče y el puerto. La obra fue encargada al también italiano Antonio Ferramolino quién entre 1538 y 1549 levantó el fortín, que alberga hoy en día el Museo Arqueológico.

La Fortaleza Minčeta es quizá la más espectacular, agrandando su figura por la situación en el punto más alto de las murallas, un bastión gigantesco que podemos utilizar como mirador para sacar las fotos con la isla de Lokrum como telón de fondo. El nombre proviene del linaje de la familia Menčetić que donó el terreno para construir la torre.

La torre Mircella
La torre Mircella

Buža Bar

El Buža Bar es uno de los pubs más célebres de Dubrovnik, animado de día y noche, desde lo alto de las murallas podemos verlo cpn su terraza sobre los acantilados, con vistas a la isla de Lokrum frente a la bahía. Desde el bar la gente se da un chapuzón cuando el sol aprieta.

La terraza del Buza Bar
La terraza del Buza Bar

Consejos para visitar las murallas

En verano hay que evitar las horas centrales del día porque el sol y el calor son realmente sofocantes, y llevar agua y crema solar.
Hay tres entradas para visitar las murallas: la Puerta de Pile, la Fortaleza de San Juan y la Torre de San Lucas. La más cercana a Pile, donde se encuentra la Oficina de turismo es la más transitada. Después de pagar, una vez arriba hay indicaciones para seguir a la izquierda ya que el recorrido es de un sólo sentido. A la derecha está la torre Mircella, y si sólo queremos acceder a ella podemos hacer ese tramo en contradirección, pero no es recomendable ir más allá ya que hay tramos estrechos y a veces hay mucho “tráfico” de personas.

Indicaciones en la visita a las murallas
Indicaciones en la visita a las murallas

En el itinerario hay varios puntos (un bar y dos pequeñas tiendas) donde podemos abastecernos de agua, tomar una cerveza o un aperitivo.

Si llegas en crucero a Dubrovnik y quieres visitar las murallas ten en cuenta las colas y al menos calcula como mínimo 1 hora, (aunque lo recomendable son 1 hora y media o incluso 2 si nuestra forma física no es muy buena) para pasear por las murallas. La mejor opción para visitar las murallas es a primera o última hora.

Cómo llegar a las Murallas de Dubrovnik

Al ser parte del centro histórico lo normal es llegar a pié, pero en el caso de que se llegue del aeropuerto, el shuttle bus nos deja junto a la Puerta de Pile. Los autobuses que llegan desde otros puntos de la ciudad o desde la estación de autobuses son el 1A, 1B, 1C, 2, 3, 4, 6, 9 y 17.

Horarios y Precio de las Murallas

Entrada Adultos: 120.00 HRK – 16 eur
Entrada niños y jóvenes de 5-18 años: 30,00 kunas – 4 eur
Niños 0-5 años – entrada gratis
Si adquirimos la la Dubrovnik Card la entrada a las murallas está incluida.
* En el precio de la entrada a las murallas se incluye la entrada a la fortaleza de Lovrjenac (San Lorenzo)
Del 1 enero al 28 febrero – 10:00-15:00
Del 1 marzo al 31 marzo – 09:00-15:00
Del 1 abril al 31 mayo – 09:00-18:30
Del 1 junio al 31 julio – 08:00-19:30
Del 1 agosto al 15 septiembre – 08:00-19:00
Del 15 septiembre al 31 octubre – 09:00-18:00
Del 1 noviembre al 31 diciembre – 9:00-15:00