Dalmacia

Dalmacia Central es considerada hoy en día el corazón del Adriático, y no nos extraña por la riqueza natural y patrimonial que en ella se halla. En toda Dalmacia se pueden encontrar vestigios de las diferentes civilizaciones que habitaron en la antigüedad, desde griegos, romanos, bizantinos, francos y venecianos. Encontraremos bellezas naturales en ciudades e islas que nos cuentan a través de sus monumentos y edificios la historia tan intensa de sus raíces.

Territorio disputado en guerras y batallas por su interesante situación geográfica tenían lugar ya desde la prehistoria. Pero toma gran valor cuando el emperador romano Diocleciano decide ocupar la cuidad de Split para nombrarla capital de su imperio. Como testigo de aquella época encontramos su maravilloso palacio.

Ciudades tan importantes como Split, Trogir o Dubrovnik forman parte de Dalmacia, así como lugares tan idílicos como Vis, Hvar, Brac, Omis, Makarska, Solin, Kastela o Sinj. En algunas de estas ciudades encontramos dos lugares que son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Palacio de Diocleciano y el Casco Histórico de Trogir, ambos lugares son indispensables para los viajeros que visitan Dalmacia.

img_2867

Palacio de Diocleciano, en Split. Dalmacia

img_20150606_164311589

Trogir. Dalmacia

La Costa de Dalmacia

El litoral de Dalmacia es muy atractivo debido a los cientos de kilómetros de playas que rodean la costa. Muy cerca de Split encontramos lugares menos conocidos pero muy interesantes como Podstrana, Klis y su flamante fortaleza (escenario de Juego de Tronos) o Solin, ciudad que alberga el yacimiento romano más grande del Adriático (antigua ciudad de Salona).

Entre Split y Trogir se encuentra Kastela, una preciosa bahía natural que se ha convertido en un lugar de vacaciones para muchos. Este lugar fue protegido 16 fortalezas para prevenir el ataque de los turcos, haciendo que esta parte de la costa fuera impenetrable. En Kastela podemos encontrar seis de estas edificaciones.

Muy cerca de Omis se encuentran las fortificaciones de Mirabela y Starigrad. Además el protagonista de esta zona de Dalmacia es el Cañón del Rio Cetina. Un lugar ideal para realizar deportes acuáticos como Rafting, kayac, piragua… Paraíso de piratas, es uno de los pocos lugares de Croacia en los que encontraremos playas de arena ya que la mayoría son de piedra. Visita imprescindible también es la de la localidad de Vrujlje, famosa por su fuente natural que brota desde el mar y se asoma por la superficie.

Nos acercamos a Makarska , quizá la más turística de la zona, sobre todo para los croatas que eligen este lugar para veranear. Protegidos por la imponente montaña de Biokovo, un lugar precioso que alberga en su cima neveros durante todo el año, se halla esta animada ciudad.

En tan sólo un kilometro de ancho se encuentra todo el núcleo urbano, con su puerto y playa espera a los viajeros para su disfrute. Por toda la rivera Riviera de Makarska encontramos calas y playas en las más absolutas aguas cristalinas. El turquesa invade el mar ofreciendo a los amantes del submarinismo un paraíso.

img_2785

Paseo Marítimo de Makarska

Dalmacia también son islas, una de las más bellas en Brac, cantera natural de mármol blanco, desde dónde se exportaron las piedras para construir la Casa Blanca o el Palacio de Diocleciano. Aquí encontramos joyas como el Monasterio de Pustinja Blaca, un recinto custodiado por los monjes que se ubica en la montaña. Además famosas también son sus playas, la de Zlatni Rat, o cuerno de Oro es una de sus más fotografiadas.

img_3936

Monasterio de Blaca

Aunque si hay una isla que enamora en Dalmacia, ésta es Hvar, elegida por famosas actrices para celebrar bodas de cine, es el paraíso de la lavanda. Sus calles, sus casas, la armonía de sus edificios hacen que el casco viejo de Hvar enamore a quién lo visita. Hvar apuesta por un turismo cultural y organizado sin dejar el ocio de lado, lo que hace que sea un destino muy exclusivo.

img_3836

Hvar

Pero si lo que buscas en paz, calma y relax, debes visitar la isla de Solta, aquí prima la relajación y desconexión del turismo de masas. Aquí debes probar su rica miel y aceite elaborado ancestrálmente por sus habitantes.

img_3976

Isla de Solta

Y siguiendo la ruta de las islas dálmatas, llegamos a Vis, aquí se encuentra el yacimiento helenístico en mar abierto más importante de todo el país. La colonia griega de Issa, uno de sus máximos exponentes es la cabeza de bronce de la diosa Artemisa hallada en el mar. Esta isla junto con otras como Bisevo, Sveti Andrija o Palagruza son las más lejanas de la costa. Aunque algunas de ellas, como Bisevo son muy visitadas por sus cuevas naturales. La cueva azul y la cueva verde son algunos de los atractivos de estas islas.

img_3499

Exterior Cueva Azul

Y no queremos olvidarnos otro punto de la región de Dalmacia, Zagora, más en el interior. Aquí las protagonistas son las montañas de Mosor y Biokovo. La naturaleza imponente nos acompaña en nuestro viaje por los ríos, las grutas y cascadas. Uno de los lugares más impresionantes es el Lago Azul y lago Rojo, lagunas creadas por el sistema karstico que han creado estos maravillosos paisajes.
Aquí el tiempo se para sólo hay que dejarse llevar por la suave brisa que llega del Adriático y degustar los placeres que la naturaleza nos ofrece.

Algunos de esos placeros son gastronómicos, y es que en Dalmacia saben alimentarse. Los alimentos principales son fáciles de digerir, basados en dieta de pescado, verduras, alimentos espaciados con hierbas aromáticas y aderezadas con sabrosa aceite de oliva. Además el jamón dálmata y el queso de oveja acompaña tan ricos manjares .